Sociedad

Universidad Iberoamericana da la bienvenida a estudiantes con actividades deportivas

‘El Cardoner’, el foro situado en el edifico O de la IBERO, fue el punto de encuentro para dar la bienvenida a los 230 nuevos estudiantes que se integran a los seis programas de Técnico Superior Universitario (TSU) que ofrece esta casa de estudios a jóvenes que, por circunstancias sociales y económicas, no pueden acceder a instituciones de educación superior.

Como cada sábado, los estudiantes de TSU llegaron desde muy temprano a la Universidad para tomar clases. Pero este 18 de agosto fue un día distinto, pues tanto alumnos de primer ingreso como de otros semestres interrumpieron sus clases a la 9:45 horas para participar en ‘Integra TSU-2018’, un evento que, a través de actividades deportivas, promueve la convivencia e integración de quienes, por cuestiones de tiempo, no siempre tienen la posibilidad de relacionarse con sus compañeros y disfrutar de las instalaciones de nuestra casa de estudios.

En punto de las 10:00 horas, ‘El Cardoner’ ya lucía repleto de jóvenes, muchos de ellos con semblante nervioso; otros, más sonrientes por el día de bienvenida que se realiza, desde hace cuatro años, cada ciclo académico de Otoño.

El vicerrector académico de la IBERO, Dr. Alejandro Guevara Sanginés, se encargó de dar la bienvenida a los nuevos ‘lobos técnicos’ con un video de la NASA, con el que atrapó la atención de los estudiantes.

Al finalizar la proyección, el Vicerrector platicó a los jóvenes cuando el John F. Kennedy, entonces presidente de Estados Unidos, se encontraba en una situación compleja al sostener una guerra ideológica global y con sus tropas inmersas en la Guerra en Vietnam. Además, los soviéticos tenían el dominio en la conquista del espacio y, por lo tanto, una superioridad simbólica en el terreno de lo tecnológico. Recordó que la moral del pueblo era baja. Entendió su momento y le proporcionó un sentido de propósito a su país, plasmado en la frase: “Elegimos ir a la luna en esta década, no porque sea fácil, sino porque es difícil.

“El documental muestra que en el proceso de ejecutar un proyecto tan complejo y novedoso como el mostrado, hay que tener un buen manejo de la frustración. Se debe reconocer, como seguramente lo hizo en su momento Ignacio de Loyola, que, al ser un camino nunca antes recorrido, se debe construir sobre la incertidumbre”, dijo Guevara a las y los estudiantes.

A los estudiantes les dijo que vivimos un momento crítico en la Universidad, el país y el mundo. Añadió que los nuevos planes de estudio que se empezarán a diseñar deben ser capaces de retar el status quo, de romper paradigmas y de ser innovadores para trasformar la realidad.

Tras su intervención, Guevara, quien estuvo acompañado por la Dra. Helena Varela, directora de la División de Estudios Sociales de la IBERO; el Dr. Javier Cuesta, titular de la División de Humanidades y Comunicación; y del Dr. Juan Eduardo García, director de Formación y Acción Social, se llevó las palmas de las y los estudiantes de recién ingreso.

Las palabras para los nuevos estudiantes fueron breves, pero contundentes. El objetivo era que las chicas y los chicos disfrutaran de ese momento tan preciado que les estaba regalando la IBERO para convivir con sus compañeros, así como para conocer y disfrutar de los espacios que tiene la Universidad, sobre todo las áreas deportivas.

“Por un momento, dejen a un lado sus problemas, ellos son muy fieles, nunca se van”, dijo Javier Buendía, coordinador de Deportes en Prepa IBERO, a los alumnos presentes, al tiempo que los organizaba en equipos para practicar las ocho actividades que les tenía preparadas: kickball, basquetbol, voleibol de sala, voleibol de playa, atletismo en relevos, ultimate, futbol y tocho bandera

Muchos iniciaron las actividades deportivas con dudas. Pero los gritos y las porras no se hicieron esperar cuando la adrenalina apareció. Los jóvenes gritaban y echaban porras a sus compañeros. La integración y el trabajo en equipo habían iniciado.

Al respecto, Buendía señaló que la educación en la IBERO tiene el plus de los valores y el deporte es un buen vehículo para llegar. “Ellos están sólo cinco semestres y no tienen lo que nosotros tuvimos en licenciatura, es decir, las materias de integración que nos ponen a reflexionar con uno mismo y con los otros. Aquí, en los juegos, probablemente los hagamos fracasar, pero es un desarrollo de resiliencia, la voluntad es entrenada”, expresó.

Las actividades deportivas fueron para todos, sin distinción. Karla Villagómez, estudiante del nuevo TSU en Proyectos Sociales, tiene discapacidad visual. Ella decidió estudiar esta carrera técnica en la IBERO porque tiene el objetivo de crear una empresa que ayude a las personas con dificultades visuales.

La joven de 23 años, habitante de la delegación Gustavo A. Madero, platicó que a los cinco años le detectaron cáncer en el hipotálamo, lo cual ocasionó que perdiera totalmente la vista del ojo derecho. Mientras que el ojo izquierdo tiene poca visibilidad.

Villagómez participó, con ayuda de sus compañeros, en la actividad de relevos. De hecho, el entrenador le pidió a la rival de Karla que usara un paliacate en los ojos, para que el duelo fuera en igualdad de condiciones. La estudiante también participó en kickball.

Ricardo Cruz Martínez trabaja en la librería Gandhi de la IBERO desde hace un año. Es estudiante de nuevo ingreso del TSU en Producción Gráfica. Aseguró que siempre le han gustado los temas de diseño, fotografía y televisión.

“Se me hizo accesible acceder a la carrera de Producción Gráfica. Me dará las herramientas para trabajar. Tengo el reto de estudiar y trabajar para hacer algo en la vida. En la mañana trabajo y en las tardes me quedo a mi TSU”, dijo el joven.

La coordinadora general de TSU, Dra. Adriana Jiménez, señaló que ‘Integra TSU-2018’ afianza elementos relacionados con el trabajo en equipo, la comunicación y las ‘habilidades blandas’, pilares en la formación académica y personal del estudiantado.

“Esta oferta educativa lo que hace es dar opción de educación superior de calidad a quienes por alguna razón no han podido insertarse en ese espacio. Queremos colaborar combatiendo la pobreza y generando movilidad social, en dar condiciones dignas de trabajo, para eso son las TSU”, dijo Jiménez.

Jiménez platicó que la TSU “más taquillera” es la de Sistemas Administrativos y Contables, pues este año entraron casi 80 estudiantes a este programa. En segundo lugar, se encuentra Software, al que entraron alrededor de 60 personas.

Add Comment

Click here to post a comment

Video

Abrir chat